Sony lo confirma: “PlayStation VR es nuestro mejor pisapapeles”

Nintendo ofrecerá una suscripción que empeorará la calidad de los gráficos cuanto menos paguemos al mes.

Nintendo ha patentado hoy una nueva tecnología que busca permitir a los usuarios escoger qué versión de un juego quieren disfrutar en cada momento. Ese invento se llaman Pixel on demand y viene a ser un regulador de calidad gráfica que se permite empeorar la calidad gráfica de la consola de sobremesa.

Resumiendo mucho, ese Pixel on demand es un potenciómetro oleófugo que los japoneses han instalado en el nuevo Gamepad de Wii U (lo tendrá también NX, tranquilos) y que nos permite subir o bajar el flujo de pixels que la consola va dibujando en pantalla. El objetivo es, en palabras del ingeniero de descontrol de calidad de la compañía “permitir al jugador que pueda adaptar lo que ve en pantalla a sus dioptrías oculares o a lo que espera de una máquina de Nintendo” (a continuación tenéis unos diagramas que forman parte de la patente).

El sistema funciona como una especie de enfoque automático inverso de la imagen. Esto, resumiéndolo mucho, permite a los que no ven nítidos los gráficos estropearlos un poco más para que la sensación sea completamente desagradable. Nintendo es consciente de que algunos usuarios que usan gafas, de repente lo ven todo perfectamente lo que mejora inexplicablemente la experiencia de juego: “nuestras últimas consolas siempre han ido un paso por detrás respecto de la competencia y no queremos que nuestros usuarios se lleven la impresión contraria”. Así, el jugador “podrá estropear los gráficos de un juego a voluntad” si un día le da a Nintendo por hacer un título con calidad next-gen.

Este potenciómetro oleófugo tiene ocho posibles posiciones: (de izquierda a derecha) calidad total , deterioro de -8 bits, deterioro de -16 bits, deterioro de -24 bits, deterioro de -64 bits, deterioro de -128 bits, deterioro de -256 bits y deterioro de -512 pixels… o también conocido como “deterioro Pong“.

Esta nueva tecnología es perfecta para los haters de Nintendo que buscan llenarse de razones para meterse luego con Wii U en Twitter o Facebook. Así, tendrá siempre razón y por mucho que los nintenderos defiendan los últimos juegos de los japoneses, podrán demostrar con hechos (y gracias al Pixel on demand) que es la peor de las máquinas de sobremesa que hay en las tiendas.

Gamepad de Wii U con potenciómetro oleófugo, indicador de degradación analógico y pantalla de Super Smash Bros.

Para los responsables de Nintendo, Pixel on demand garantiza que tendremos siempre “la peor experiencia de juego imaginable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *