Nintendo obligará a las compañías a que sus juegos sólo puedan funcionar con la Wii U apagada

Los japoneses creen que es básico ese requisito para que los usuarios conozcan la calidad de su máquina.

Wii U ha sido uno de los fracasos más sonados de la historia de Nintendo y los japoneses quieren que su muerte sea lenta y que, en lo posible, no manche demasiado la impoluta hoja de servicios de los de Shigeru Miyamoto a lo largo de más de 35 años. Pero lo cierto es que lo último que hemos conocido es, cuando menos, dificil de explicar.

Comparaciones no, gracias

Todos sabemos que Wii U no es especialmente potente y no se puede comparar con el hardware de las nuevas PS4 y Xbox One, pero lo que más está enfadando a Nintendo es que los estudios lo dejen tan de manifiesto, sobre todo en sus presentaciones ante la prensa. Un desarrollador que no ha querido desvelar su nombre ha confirmado a este medio que Nintendo les ha prohibido mostrar las versiones de Wii U al tiempo que las de PS4 o Xbox One. Algo que permitiría comparar a los periodistas lo fea y malos que son los ports en la máquina de la gran N.

Ese mismo desarrollador ha confirmado que, a partir de ahora, se acabaron esos eventos de presentación multiplataforma y que si muestran gameplay de PS4 o Xbox One, cuando lleguen al turno de Wii U deben decir la frase estándar de «bueno, en Wii U será igual pero con algunas texturillas menos, unos pocos de fotogramas por debajo de lo que habéis visto en las otras builds, un 70% menos de horas de juego, un mapa recortado a la tercera parte, personajes más simples y sin brazos y músicas en PDF. Por lo demás, no hay cambios relevantes».

Wii U de pega para presentaciones a medios.

Para evitar que esos desarrolladores tengan la tentación de encender sus Wii U en esos eventos especiales sin el consentimiento de los japoneses, Nintendo ha hecho llegar carcasas vacías con trozos de ladrillo compactado en el interior, y mandos con pantallas de cartón que no funcionan ni hacen nada. En caso de que algún periodista sospeche que se trata de una consola fake, los desarrolladores tienen permiso para ofrecerse a encenderla, rezando, eso sí, para que el susodicho no diga que sí. «Si dice que sí, se aprovechará ese momento para invitar a un café al medio y a toda la redacción, en el bar de abajo, a ver si hay suerte y se olvidan«.

En caso de que no quieran un café, Nintendo recomienda tener «una reunión repentina en otra capital del mundo y un avión que tomar – y del que no nos acordábamos de que teníaos que coger– en los siguientes 60 minutos«. Lo importante es que los juegos puedan funcionar con la Wii U perfectamente apagada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *